Marom Connect

¿Cómo podemos ser santos?

Nuestra lectura de esta semana tiene un nombre muy especial y un dicho muy fuerte: “Sed santos”. Ser santo es bonito, pero entender qué es un santo no sólo es bonito sino muy necesario.

"Tenemos cunas, tenemos tumbas", escribió Theodore Herzl, el soñador de de Israel, “Nos llevaremos las cunas, en las que dormita nuestro futuro sonrosado y sonriente. Dejaremos atrás las tumbas". Y añado: dejaremos atrás, pero las miraremos para seguir adelante, son nuestras raíces.

Según el Islam, por ejemplo, Dios es tan grande y santo que anula todo lo que no es él, es decir, la unidad exclusiva o Teología teocéntrica. Entonces no es de extrañar que esta santidad conduzca a tanta matanza e impureza. El judaísmo, por otra parte, cree en un Dios tan grande que incluye a todos: una unidad inclusiva o Teología antropocéntrica, por lo tanto el judaísmo nunca ha intentado judaizar el mundo.

En Pesaj que pasamos hace poco leímos el texto familiar sobre los cuatro hijos, incluso aquí hay quienes lo vieron como una sucesión de una sola familia.

Tan pronto como el padre trata de ser un hombre sabio, de ser inteligente con las preceptos y, a veces, en nombre de la religión, incluso de hacer cosas que no se deben hacer, al final también tiene un hijo malvado. Otros entendieron ese ahorcamiento en una persona, y que en cada uno de nosotros hay una parte mala, sabia, inocente y que prefiere la cabeza pequeña y no hacer preguntas.

Aquellos que presten atención descubrirán que aparentemente la cuestión del sabio y del malvado es igual.  Si es así, ¿por qué le explican al primero y le rompen los dientes al segundo?  

Algunos dirán que depende del tono de la pregunta, otros insistirán en que el mal llama trabajo a la religión y eso está mal.  Pero también se puede decir que el sabio pregunta “¿cuál es el testimonio de ustedes?” En hebreo usa la palabra אתכם״ que contiene las la primera letra del alfa beta, א, que simboliza el pasador el comienzo. La última letra que es la ת que simboliza el futuro y el final y las letras del medio כמ lo que simbolizan el presente. 
El sabio se interesa por el pasado en el presente para mejorar su futuro.

En comparación con el malvado que pregunta “¿Qué es este trabajo para ti?”  Para ti, en Hebreo es “לכם״ que contiene nada más las las letras del medio (לכם). Déjame del pasado, deja de confundir la mente sobre el futuro, déjame vivir el presente y como sabemos, este es un amargo error.  No hay presente, el presente sirve como puente entre el pasado y el futuro.  Si no tienes estas dos cosas, el puente simplemente se caerá.

Tenemos cunas, tenemos tumbas”, escribió Theodore Herzl, el soñador de de Israel, “Nos llevaremos las cunas, en las que dormita nuestro futuro sonrosado y sonriente. Dejaremos atrás las tumbas”. Y añado: dejaremos atrás, pero las miraremos para seguir adelante, son nuestras raíces.

Estamos celebrando el Día de la Independencia de Israel, pero es importante recordar que no estamos celebrando sólo 76 años, sino miles de años de historia que junto a nuestro trabajo en el presente asegurarán nuestra existencia en el futuro.

https://www.instagram.com/yossef.haim.ovadia/
Qin She-Huang, el primer emperador de China, quien quemó todos los libros de sabiduría e historia que había en su país para poder comenzar algo nuevo. Pero cuando murió, la historia se puso de pie y le dio una bofetada en la cara. China fue el único lugar del mundo donde durante cientos de años el gobierno fue entregado a los sabios y conocedores de la historia.  Solo aquellos que conocían todos los escritos de Confucio podían ocupar un cargo de gobierno. El historial no se puede eliminar.  Es una parte integral de nuestro futuro.
 
Estamos celebrando el Día de la Independencia de Israel, pero es importante recordar que no estamos celebrando sólo 76 años, sino miles de años de historia que junto a nuestro trabajo en el presente asegurarán nuestra existencia en el futuro.
 
Decimos todos los días: “santo santo santo”, la santidad es triple, para el pasado, el presente y el futuro, no es algo etéreo y difícil de alcanzar, se encuentra en todo, en cualquier momento y en cada persona.
 
La santidad, dice el judaísmo, se encuentra en todo en el mundo, y por eso precisamente esta lectura, que se abre con tanta fuerza, continúa con preceptos aparentemente pequeños y mandamientos conocidos, porque es precisamente allí donde se puede encontrar la santidad.
 

¿Cómo podemos ser santos?

Nuestra lectura de esta semana tiene un nombre muy especial y un dicho muy fuerte: “Sed santos”.
Ser santo es bonito, pero entender qué es un santo no sólo es bonito sino muy necesario.

Sigue leyendo»
Etgar Keret

Señales de vida

Cierra los ojos e intenta detener el enfado. Intenta parar la rabia hacia todos aquellos tan merecedores de la santa rabia que arde en ti

Sigue leyendo»

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAROM CONNECT
Espacio Cultural Judío en España

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad