Marom Connect

Larysa Michalska y Jánina Naskalska-Babik. Historias no contadas de lugares olvidados de Polonia.

Humanity in Action

Cuando nos sentamos a planear el enfoque de Marom Connect una de las cuestiones que más pasión nos generaban es la contar en español sobre la existencia de otros proyectos promovidos por ONG, sociedad civil, congregaciones judías o particulares en favor de la cultura, los derechos humanos, la memoria y la herencia judía en Europa. Pensamos que una de los grandes nutrientes para hacer florecer el crecimiento de nuestras comunidades y la posterior acción cultural, es sin duda, las relaciones internacionales.

En esta ocasión viajamos virtualmente a dos ciudades para hablar con Larysa Michalsa en Varsovia y con Jánina Naskalska-Babik en Cracovia. Con Larysa Michalska conversaremos sobre Humanity in Action, organización que promueve la educación en historia y los derechos humanos. Y, con Jánina Naskalska-Babik descubriremos sobre los rastros de las mezuzot en la ciudad de Cracovia.

Lo que une a ambas es la producción del documental Tras las pista de las mezuzas de Cracovia (Szlakiem Krakowskich Mezuz) donde la guía de turismo de Cracovia, Jánina Naskalska-Babik nos muestra las historias escondidas de judíos por toda la ciudad y cómo Larysa Michalska hace de esto una herramienta potente para la educación y la investigación.

Larysa, ¿cuéntenos qué es Humanity in Action y cuál es vuestra labor en la educación?

Somos una organización pionera en el campo de la educación y los derechos humanos en Polonia pero también nos coordinamos con nuestras organizaciones hermanas en Alemania, Bosnia, Dinamarca, Estados Unidos y Países Bajos. Nuestro objetivo es  promover la educación sobre derechos humanos y la educación en Historia. Nuestro enfoque es conectar ambos campos porque pensamos que es imposible separarlos. Por ejemplo no podemos hablar sobre el Holocausto si no analizamos el genocidio como un hecho histórico que ya había sucedido.Cuando educamos nos gusta enseñar la historia pero un contexto moderno, así hay un nexo entre el pasado y el presente. Los estudiantes podrán entender más fácil qué ocurrió. 

¿Se enfocan más en la educación primaria, secundaria o niveles  en niveles universitarios?

Enseñamos desde niveles de la secundaria y la universidad, pero también a profesores que quieran profundizar en el tema. Diseñamos materiales a medida para estos niveles, como libros interactivos o una aplicación móvil: 10 Stages. Esto es algo que los más jóvenes saben usar y en lo que hemos puesto mucho cariño y empeño. Y claro, animamos a los profesores a usar estos recursos para enseñar a los niños de menos edad.

Larysa Michalska
Larysa Michalska primera por la derecha impartiendo uno un seminario en Cracovia. Foto: HIA

Trabajan para combatir el antisemitismo moderno desde una perspectiva también histórica, pero ¿hacen frente a otras discriminaciones contra otros colectivos diferentes?

Larysa M. Contamos con una gran diversificación de trabajo. El antisemitismo es uno de ellos claro. Además es una materia que conozco muy de cerca porque los estudios judíos son mi especialidad. Coordinamos otras actividades sobre la educación en derechos humanos en general, publicamos libros didácticos y divulgativos por ejemplo sobre la situación actual de las comunidades LGTBI en Polonia, sobre visibilidad de personas con necesidades especiales y, algo nuevo para nosotros como son los diferentes grupos refugiados.

Janina, el documental donde usted es la guía, Tras las pistas de las muzuzás de Cracovia ha sido una parte integral de Humanity in Action, ¿por qué surgió este proyecto?

Soy guía turístico de Cracovia desde hace 13 años y lidero grupos de visitantes internacionales en la ciudad. Hace unos 6 años me empecé a interesar por el pasado judío de Cracovia y la historia de los judíos en Polonia en general. Me empecé a formar en seminarios, cursos, viajes y, a cada aspecto nuevo que conocía, mi interés por la historia judía era más grande. Y me dije “quiero saber más”.

Esta idea de Tras las pistas de las mezuzás siempre fue importante para mí porque hace años que  empecé a fotografiar lugares donde sabía que habían vivido judíos en la ciudad y donde podría haber todavía restos de mezuzot, en concreto marcas, hendiduras, o incluso zonas de la madera rotas y estropeadas. Lo hacía por divertimento, recabando muchas direcciones y descripciones sobre una multitud de lugares en la ciudad. Luego este proyecto saltó a una página web, así queda abierto para todo el mundo.

¿Los turistas en general se han interesado por las historias que se esconden tras las mezuzás?

Durante mis visitas acudimos a los lugares fotografiados sobre las antiguas mezuzot y también realizo paseos y visitas a estos lugares donde cuento la historias de las personas que allí vivieron, esto es la clave. He de decir que me costó bastante el hecho de cómo trasladar al visitante la historia de quién vivió allí. Fue más bien un trabajo de investigación genealógica que de turismo. Pero bueno, si veis en el video hay diferentes formas de acceder a estos lugares y saber si allí vivió o no una familia judía. Hay muchísimas historias buenas sobre dónde  y cómo vivieron los rabinos rabino de Cracovia por ejemplo.

Janina Naskalaska
Jánina Naskalaska mostrando retrato de antigua familia judía de Cracovia. Foto: Joanna Kudyba - Antonik
Janina Nakalaska
Jánina Naskalska durante paseo por Cracovia. Foto: Joanna Kudyba - Antonik

Larysa, respecto a las herramientas educativas ¿cómo están usando el ejemplo de las mezuzot para la educación?

Larysa M. Por ejemplo en Países Bajos y Alemania donde están ahora trabajando con profesores de diverso bagaje, la idea es entonces animarles a encontrar restos de cultura judía en sus barrios, pueblos y ciudades. No solo nos centramos en las mezuzot, puede ser cualquier elemento: un cuadro, el nombre de una tienda. El objetivo de este documental es precisamente ese: animar a la gente a que empiecen sus propia labor de investigación local.

Si alguien decide emprender una investigación, ¿por dónde recomiendan empezar?

Larysa M. Creo que el primer paso es preguntar a la gente alrededor, sobre todo aquí en Polonia donde las generaciones de la Segunda Guerra Mundial son accesibles y la historia está literalmente en nuestra espalda. La parte más difícil es la de empezar, que surja esa motivación.

Cuando hay un rumor o un cotilleo, hay que abrir la oreja y seguirlo. Siempre hay algo de información relevante ahí. Durante muchos años en Polonia tuvimos una sociedad tabú, pero ahora es diferente y si escuchamos bien los rumores podemos llegar a grandes historias: en la familia, en la calle. Si no podemos contrastar ese rumor con alguien en concreto, con un padre o una abuela recomiendo acudir los libros, a la investigación. Merece la pena cavar en las historias que escuchamos incluso si parecen historias repetitivas y locas dichas por alguien sin importancia.

Jánina N. En el caso por ejemplo de mi padre, él nació antes de la guerra y puedo tener información valiosísima. Pero cuando tratamos con estudiantes es un poco más complicado porque ellos tienen que encontrar gente más mayor, abuelos, tíos o gente en los pueblos donde siempre hay alguien que tiene mucho que contar. Además me parece una experiencia transcendental para los estudiantes como es la de conversar con alguien que vivió tantas experiencias traumáticas.

Cuando hay un rumor o un cotilleo, hay que abrir la oreja y seguirlo. Siempre hay algo de información relevante ahí.

Ahora nos adentramos por las calles de la majestuosa Cracovia ¿a dónde nos llevaría Jánina primero?

Jánina N. Yo me cuelo en cada edificio que sé que es previo a la Segunda Guerra Mundial y que tiene las puertas abiertas. Pero empezaría el recorrido Kazimierz que es donde lógicamente hay más restos de mezuzot porque era el antiguo barrio judío por excelencia de la ciudad. Pero lo interesante de nuestro proyecto es que hemos demostrado que existen muchísimas mezuzot fuera de este barrio, lo que significa que los judíos vivían en toda Cracovia.

También la puedes encontrar en partes de la Ciudad Vieja y también en ciertas calles entre la Ciudad Vieja y el Castillo de Wawel. Desde el siglo XIX toda esta zona se convirtió en zona de mucha actividad judía y llama la atención porque es una zona límite entre la Cracovia de la realeza  cristiana y el barrio judío por definición Kazimierz. Algo que me gustaría hacer es seguir las pistas de la gente local, que saben dónde vivieron los judíos, gente de las tiendas de barrio por ejemplo, y ellos saben muchas historias.

Humanity in Action
Larysa M. (tercera por la izda. y Jánina N. (sexta por la izda.) en Cracovia en un recorrido turístico. Foto: HIA

Hemos demostrado que existen muchísimas mezuzot fuera de este barrio, lo que significa que los judíos vivían en toda Cracovia.

¿Qué aportan estas dos iniciativas, el documental y las visitas a la lucha contra el antisemitismo?

Larysa M. Desde el punto de vista de la educación la gente tiene miedo de las cosas que son desconocidas y a menudo la falta de conocimiento es la causa de antisemitismo y de la discriminación en general. Intentamos educar y enseñar no que los judíos son seres extraños y apartados si no que hablamos de nuestros vecinos, amigos y familiares que están viviendo entre el resto de gente, juntos.

Es algo que podemos mostrar con la realidad, como dijo Jánina, hemos encontrado restos de mezuzot por toda Cracovia y no solo en el barrio judío incluso en lugares que nadie se lo esperaba. Así que todo el mundo estaba más o menos mezclado. Cracovia cuenta hoy en día con otras minorías que conviven en la ciudad y siguen juntas en el mismo espacio y en la misma ciudad como históricamente. Somos diferentes pero podemos permanecer juntos en el mismo lugar.

Janina N. Todo el mundo tenemos vecinos y muchas veces ni les conocemos y además les prejuzgamos. Aquí en Polonia se sigue estereotipando a los judíos: vestimenta negra, barbas, tradiciones desconocidas, y no, los judíos vivían y participaban de todo el espacio público de Cracovia y de casi toda Polonia. Los ciudadanos judíos representaban el 25% de la población de Cracovia, en Varsovia eran más de 30% y en algunas poblaciones más pequeñas del sur y del este, incluso llegaban al 90% era población total. Los judíos fueron y son co-constructores del país, de la cultura y de la herencia polaca. Así que esta ruta por Cracovia puede ayudar a limar este estereotipo.

Recursos y materiales generados por Humanity in Action para educadores y profesores (inglés y polaco):

Para contactar con Jánina para rutas turísticas en Cracovia:

¿Cómo podemos ser santos?

Nuestra lectura de esta semana tiene un nombre muy especial y un dicho muy fuerte: “Sed santos”.
Ser santo es bonito, pero entender qué es un santo no sólo es bonito sino muy necesario.

Sigue leyendo»
Etgar Keret

Señales de vida

Cierra los ojos e intenta detener el enfado. Intenta parar la rabia hacia todos aquellos tan merecedores de la santa rabia que arde en ti

Sigue leyendo»

One Response

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAROM CONNECT
Espacio Cultural Judío en España

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad