Entrevista con Aída Oceransky: hay una herida muy grande, lo que pasa en Israel nos afecta a todos

Aída Oceransky

Hablamos con Aída Oceransky, la presidente de Beit Emunah, la Comunidad Judía del Principado de Asturias con sede en Oviedo, sobre los desafíos a los que se afrontan los judíos en España, los retos de las pequeñas comunidades y el impacto desgarrador de la masacre de 7 de octubre

¿Cómo nació la congregación Beit Emunah?

Crecí en un ambiente en el que todo estaba relacionado con el judaísmo, estudié en un colegio judío en la Ciudad de México, y cuando me vine para España me hacía mucha falta esto. Fundamos la asociación en 1972. Previo a eso no había nada de judaísmo visible aquí en Asturias. Lo que hice fue poner un anuncio en el periódico, que las personas que estuviesen interesadas en judaísmo escribieran a un apartado de correo. A través de las cartas que nos fueron llegando, empezamos a conocer a más gente. Al principio, nos reunimos en casas particulares solo para los jaguim. Posteriormente, cuando el Ayuntamiento de Oviedo nos concedió la casa, ya empezamos con la actividad normal. 

Beit Emunah, la Comunidad Judía del Principado de Asturias
Beit Emunah, la Comunidad Judía del Principado de Asturias, Oviedo

¿Cómo se estructuran estos cursos? ¿Quién los imparte?

Nosotros no tenemos rabinos propios, pero contamos con el apoyo de rabinos de fuera, como por ejemplo con el invaluable material del rabino Juan Mejía. Antes, yo preparaba el temario completo y lo impartía. Pero esto agota mucho, entonces grabé las clases y los interesados pueden acceder a ellas. Yo creo que el secreto de la conversión en nuestra kehila es que una voz que la gente se incorpora en el programa de conversión, se incorpora a la sinagoga.

Están con nosotros y son parte de nosotros. Tienen responsabilidades como cualquiera de nosotros también, al que le toca limpiar, limpia; al que le toca fregar, friega. En fiestas como Shavuot, decoramos juntos la sinagoga con flores y frutas. Ellos participan en la vida comunitaria desde el principio. Les enseñamos qué es la liturgia aplicada para que ellos sientan la tefilá como propia y van aprendiendo de manera práctica, lo que les ayuda mucho, porque no es sólo algo teórico.

Kehilat Beit Emunah, una manera de vivir el judaísmo más familiar y más activa

Beit Emunah, Oviedo
Beit Emunah, Oviedo

¿Cuáles son sus actividades principales?

Nosotros tenemos siempre durante todo el año Kabalat Shabat y Shajarit. También tenemos otras actividades, organizamos conferencias según los temas que se nos plantean, también participamos en las clases de hebreo o inglés organizadas por la Federación, o incluso caminatas por el monte. No tenemos el tipo de judaísmo que se practica aquí en España que es ir a la sinagoga a rezar y ya está. Lo hacemos cómo lo aprendí en México, es una manera de vivir el judaísmo más familiar y más activa.

También damos formación tanto para los interesados en una conversión o para quienes quieren retornar a una vida judía. Hay algunos que vienen de Sudamérica y no tienen una educación judía y les gustaría volver a sus raíces.

Januca en Beit Emunah. Oviedo
Januca en Beit Emunah. Oviedo

¿Cuánto tiempo dura el programa de conversión?

Depende de cada persona. Cada uno va a su ritmo, no les metemos prisa. Cuando la gente se siente preparada, pues ya decide presentarse ante el Beit Din. Antes, mandábamos personas de aquí a hacer la tevilah en Madrid, en colaboración con Bet-el. Pero en los últimos años esto ya no se pudo hacer, entonces lo que hicimos fue mandar directamente a alguna persona a París para hacer la tevilah, después de haber pasado el examen por Zoom por estar en la pandemia. A nosotros nos gustaría que hubiera un grupo español y que lo hiciéramos todos juntos, por ejemplo con la rabina Irene de Atid Barcelona, que también tiene programas de conversión y fijar una fecha común para el Beit Din  para todos.

Beit Emunah es una de las 6 comunidades que van a empezar a tener estatuto de miembro con plenos derechos en la FCJE. ¿Qué impacto va a tener esto en la vida judía en España?

Era una anomalía que siendo comunidades judías no estuviéramos con un voto dentro de la Federación, pero esto fue aprobado por un plenario en su día, entonces nosotros no podíamos objetar. Pero tampoco las decisiones que tome la Federación son unas decisiones que nos afecten directamente excepto ahora. Afortunadamente la Federación empezó a adoptar un papel más activo debido a la pandemia. Teníamos a la gente metida en casa, entonces crearon una delegación que empezó a organizar diferentes actividades, charlas de diferentes temas que nos afectaban a todos directamente y la gente asistía. Ahora podemos proponer actividades dentro de la Federación y si hay alguna iniciativa que guste pues se hace.

Por ejemplo, yo no sé si hay grupos de deporte organizados por las comunidades ortodoxas. Ahora estamos con las macabeadas y no sé si hay un grupo español formado de gente de diferentes comunidades que participa o solamente los de Macabi. Nosotros no tenemos niños, pero por ejemplo, Bet-el tiene el grupo de Noam que organiza acampadas y también se organiza alguna otra actividad por parte de otras comunidades. Pero no es en conjunto ni siquiera con todas las masortí. Es un poco difícil lograr esto, pero creo que es un camino que hay que hacer y estoy segura de que lo vamos ir haciendo poco a poco.

En lo que es el funcionamiento interno de cada comunidad, cada una seguirá haciendo lo que le parece bien. Pero ahora nos vamos a sentir iguales, que es muy importante.

Hay que hacer un hueco de convivencia y se pueden hacer muchas actividades que permitan un acercamiento

Tu B’Shevat en Beit Emunah, Oviedo
Tu B’Shevat en Beit Emunah, Oviedo

¿Cómo se puede atraer a los judíos no religiosos o incluso a la nueva onda de migración israelí hacia la vida comunitaria?

En primer lugar, la gente no sabe que es una sinagoga masortí, no tienen idea de que somos muy flexibles, que las mujeres y hombres rezamos todos juntos. No hay la rigidez que hay en una sinagoga ortodoxa. Estas personas no participan en la sinagoga porque no les gusta rezar, pero quieren a lo mejor venir en las fiestas. Por ejemplo, en Tu B’Shevat nos vamos a plantar un árbol de fruta y uno de sombra y hacemos un pequeño seder comunitario. La gente viene y se lo pasa bien, pero les da un poco de miedo que los “engachemos”. Generalmente, a las personas que conocen a nuestra Kehila en vivo, se les quita esa idea de rigidez y les suele gustar. 

Yo creo que hay que hacer un hueco de convivencia y se pueden hacer muchas actividades que permitan un acercamiento. 

Ni siquiera nos damos cuenta de lo grande que es esta herida, porque lo que pasa en Israel nos hiere a todos

¿Cómo ha cambiado la masacre de Octubre la vida judía en España?

Hay una herida muy grande. Cuando hicimos aquí la manifestación para que soltaran a los rehenes, había gente aquí que no quería que la vieran cogiendo la pancarta por miedo a que esto los podría marcar de algún modo. Hay mucha gente que nos apoya, pero no se quiere identificar, no va a ir a la manifestación. Creo que ni siquiera nos damos cuenta de lo grande que es esta herida, porque lo que pasa en Israel nos hiere a todos. Esto va a dejar una huella brutal en la sociedad israelí y esto repercute en la Diáspora.

Yo siento la necesidad de compartir el dolor, en las redes sociales, por la manera que sea. Porque cada muerte de un soldado es como si muriera un hijo y hay que compartir esto. Pero todo lo que yo pueda hacer, compartir en las redes, estoy segura de que no cambia la opinión de nadie. Porque lo ven como algo que viene de una judía. Tenemos aquí la Asociación de Amistad Asturias Israel, cuyo presidente no es judío, entonces la opinión de él sí vale. Pero si yo digo lo mismo, no vale. Por eso, es importante tener este apoyo, de personas no judías.

Y también está el lado económico. Le dije a la embajada que en mi comunidad hay gente que quiere ir allí a ayudar, a planchar, a coser botones, podemos aportar manos para hacer cosas. Israel va a necesitar ayuda. Yo leí ayer sobre el tema de los heridos. ¿Cuántas manos necesitas para atender a los heridos que están volviendo del frente? Esto es un extra de la sanidad habitual que se lleva en un país. 

Imagínate aquí en España si de repente en los centros de salud aparecieron un montón de heridos si ni pueden con lo que normalmente tienen. Israel es un país tan pequeño, con una falta de mano de obra tan grande, ¿cómo podemos ayudar?

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAROM CONNECT
Espacio Cultural Judío en España

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad